Asociación
  La Fortaleza
   
.:
2007 Restauración Puerta Norte
   
  Vila Arbeca
  Fotos de Yacimiento
  Concursos y exposiciones
 
 
  Actividades y Fotos
 
 
  Noticias
  Rincon del socio
  Bolletines informativos
  Hazte sócio
  Contacto
  Enlaces
   
   
   
  e-mail: info@amicsdevilars.com

2007 Restauración Puerta Norte

 
  2007 Restauración Puerta Norte
   
 
Restauración de la Puerta Norte 2006 Restauración de la Puerta Norte de la fortaleza. Actuación desarrollada Durante los meses de diciembre de 2006 y junio de 2007 se ha desarrollado el Plan de Ocupación financiado por el Departament de Treball i Indústria de la Generalitat de Catalunya. El Plan, con una subvención de 82.020,72€ gestionada por el Ayuntamiento de Arbeca, ha ofrecido trabajo y formación a un albañil, dos ayudantes de albañil, dos arqueólogos y dos ayudantes de arqueólogo. Dichos trabajos también han tenido el apoyo del Institut d'Estudis Ilerdencs y de las direcciones generales de Patrimoni Cultural i de Recerca, y han estado dirigidos por el Grup d'Investigació Prehistòrica de la Universitat de Lleida. La actuación se ha centrado en la recuperación y restauración de la Puerta Norte de la Fortaleza. La Puerta Norte Las puertas constituyen el punto más vulnerable de las fortificaciones, razón por la cual son especialmente protegidas. Además, adquieren un valor simbólico, emblemático y de representación, que da prestigio a la comunidad que la construye. Por este motivo, la Puerta Norte es uno de los elementos más monumentales y reafirma la excepcionalidad de la Fortaleza. La Fortaleza de Vilars, que fue construida en el siglo VIII a. de la n.e., disponía inicialmente de dos puertas. Una abierta hacia el oeste, y otra hacia el este, la Torre-Puerta. La primera solo se utilizó durante la fase más antigua, hasta que fue anulada y bloqueada. A Vilars I (siglos VII i VI), una casa ya se apoyaba en el macizado de la puerta. Durante la primera mitad del siglo V a de la n.e., se convirtió en acceso principal otra puerta orientada hacia el norte. La anulación de la puerta Oeste había dejado la Torre-Puerta abierta al este, como único acceso. Al principio del período ibérico antiguo, se construyó una nueva puerta, mejor defendida que las anteriores y, eso sí, igual de estrecha. Las razones respondían a una remodelación urbanística del interior del recinto que afectó a la red viaria. Esta Puerta Norte convivió muy probablemente con el antiguo acceso del este, a pesar de que la devastación de las fases posteriores impiden afirmarlo con exactitud. La construcción obligó a abrir otro agujero en la muralla al lado de una gran torre y convertir el espacio que durante la fase anterior (Vilars I) había ocupado una casa de una calle empedrada, que enlazaba la puerta y la calle principal de la circunvalación. Su puesta en funcionamiento implicó, además, la construcción de nuevas defensas para protegerla: al lado oeste, una torre vacía avanzada respecto el trazado inicial de la muralla, y al lado este, un bastión adosado por delante de la gran torre ya existente y paralelo a la torre del oeste. Así, entra las torres, el bastión y la muralla propiamente dicha, se formó un largo pasillo de trece metros de largo y un metro de ancho que resultaría sencillamente infranqueable para una persona hostil. Los restos conservados pertenecen al momento en el que se construyó. La estructura adosada al paramento del foso, que con toda probabilidad tiene que ver con el sistema utilizado para cruzarlo, nos da que pensar que, efectivamente, durante el siglo IV y hasta el abandono de la fortaleza entre el 350 y 325 a de la n.e., la Puerta Norte continuó siendo la más importante y quizá la única. Grupo de Investigación Prehistórica. Universitat de Lleida 18 de junio de 2007