Asociación
  La Fortaleza
  Vila Arbeca
   
.:
Antiguo molino de aceite
   
  Fotos de Yacimiento
  Concursos y exposiciones
 
 
  Actividades y Fotos
 
 
  Noticias
  Rincon del socio
  Bolletines informativos
  Hazte sócio
  Contacto
  Enlaces
   
   
   
  e-mail: info@amicsdevilars.com

Antiguo molino de aceite

 
  Antiguo molino de aceite
   
 
Este molino de aceite, que Arbeca ha tenido la suerte de poder recuperar prácticamente entero después de haber pasado muchos años medio abandonado, se halla en un recinto de pocas dimensiones, pero con moles de piedra que impresionan. Posiblemente es de principios del siglo XIX, y las prensas hidráulicas que se añadieron son de los años veinte del siglo pasado.
Es muy curioso que entre el conjunto de vigas que todavía se conserva, haya un trozo de prensa de viga muy característica del siglo XVIII y dos caracoles de madera de la misma época. Eso significa que probablemente podría haber sido uno de los primeros molinos particulares del pueblo. En un informe con fecha 1901 acerca de los molinos, consta que en este en concreto había dos prensas de viga.
En la época de la casa de los Medinaceli no se dejó construir molinos de aceite a ningún vecino de Arbeca. De este modo el Duque podía controlar de cerca la producción, y evitar que nadie dejase de pagar la parte del diezmo que le correspondía. Sans i Gené en el libro "Arbeca, història i record" relata que en Arbeca, 4 de cada 19 medidas eran del Duque.
Antiguamente este molino era de "Cal Gras" y, por motivos de herencia, a principios del siglo XX pasó a "Ca l'Argilés". Todo lo que hoy en día podemos ver, además de la parte de la calle que va desde la "Placeta del Sindicat" hasta la casa de "Ramón del Camisetes", era la casa solariega de "Cal Gras".
En los años veinte, el señor Jaume Argilés electrificó el funcionamiento y añadió dos prensas hidráulicas. El molino dejó de funcionar después de la Guerra Civil.
Desde aquí aprovechamos para dar las gracias a la familia Argilés por haber cedido al pueblo de Arbeca este molino y, en especial, a la señora Elvira, viuda del Sr. Jaume, por haber sabido conservar y guardar este pequeño tesoro y no haberlo malvendido como sucedió con la mayor parte de los molinos que había en la villa.